¿Vale la pena poner calefacción por suelo radiante?

¿Vale la pena poner calefacción por suelo radiante?

26 agosto, 2022

La calefacción por suelo radiante por agua es un sistema de calefacción versátil y eficiente, sobre todo si se combina con energía renovable.

En un momento en el que el precio de la energía está disparado y en el que buscamos una mayor eficiencia y ahorro en la economía doméstica, es normal que nos planteemos qué sistema de climatización nos interesa más y cuál puede aportarnos más beneficios.

Además, el suelo radiante por agua puede combinarse con calderas de condensación o la aerotermia, una energía renovable que ofrece muchas ventajas en términos de eficiencia y ahorro.

Tipos de calefacción por suelo radiante: diferencia entre suelo radiante eléctrico y suelo radiante por agua 

El suelo radiante es el nombre genérico que se da a determinados sistemas de climatización que funcionan a partir de una red de tuberías instaladas debajo del suelo, bajo la capa de mortero o del pavimento. 

Estos tubos están recubiertos de un material que permite el paso del calor, consiguiendo que todo el suelo se convierta en un gran emisor que disipa y distribuye calor

En el mercado existen dos tipos de suelo radiante: 

  • El suelo radiante eléctrico, que se utiliza para calefacción. 
  • El suelo radiante por agua, que puede usarse tanto para calefacción como para refrigeración. 
Calefacción por suelo radiante

Suelo radiante eléctrico

En el caso del suelo radiante eléctrico, el calor se genera empleando únicamente electricidad. Básicamente, se trata de una resistencia eléctrica que se coloca bajo el suelo y que se calienta cuando se le hace pasar electricidad por ella.

Este sistema es muy fino, y apenas exige dar mayor altura al suelo. Según el tipo de resistencia, puede ser  hilo radiante, malla radiante o folio radiante. 

Suelo radiante por agua

Respecto al suelo radiante por agua, es el más popular y extendido, pero también el más complejo en cuanto a instalación.

De forma resumida, el suelo radiante por agua consiste en un circuito de tubos por los que se hará pasar agua a diferentes temperaturas. Esta temperatura se transmitirá al pavimento y se disipará al resto de la vivienda.

Para calentar el agua, se pueden utilizar diferentes tecnologías, siendo las más habituales las calderas de gas, las calderas de pellets o la aerotermia. Esta última, al funcionar con una bomba de calor, puede hacer el ciclo inverso, es decir, enfriar el agua, lo que permite que el suelo tenga la doble función de calefacción y refrigeración.

En todo caso, el suelo refrigerante tiene peculiaridades muy concretas, pues el comportamiento físico del calor y del frío no es el mismo. Por eso, se recomienda únicamente en zonas de clima caluroso y con baja humedad.

Ventajas del suelo radiante: confort, eficiencia y estética 

El suelo radiante es el único sistema de calefacción recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud), lo que garantiza su confortabilidad, seguridad y bienestar para la salud de las personas

Uno de los grandes beneficios del suelo radiante es que calienta de manera uniforme y que consigue una temperatura estable en toda la superficie, reduciendo las corrientes de aire que pueden provocar pérdidas de calor. 

También se considera un sistema muy confortable, ya que lo ideal es que los pies tengan una temperatura ligeramente superior que la cabeza. 

En esta misma línea, conviene recordar que el suelo radiante tiene una gran inercia térmica. Esto quiere decir que se calienta de forma gradual. Que tarde más tiempo en alcanzar la temperatura adecuada puede parecer un inconveniente. Sin embargo, al desconectar la calefacción, el suelo guardará el calor y lo irá disipando poco a poco, algo beneficioso en términos de ahorro.

Por otra parte, los suelos radiantes por agua se consideran altamente eficientes debido a que trabajan con bajas temperaturas: el agua se hace pasar por el circuito a 40  °C, una temperatura inferior a los 70  °C que se suele utilizar en los sistemas de calefacción con radiadores y que supone un ahorro de energía cercano al 30%. 

Igualmente, la calefacción por suelo radiante es una opción con muchas posibilidades estéticas: al estar oculto y no tener elementos externos como radiadores, nos permite disponer de mayor espacio útil para distribuir estancias o colocar muebles. 

Calefacción por suelo radiante

Tipos de suelos son compatibles con el suelo radiante

Hay dos aspectos claves para optimizar la eficiencia del suelo radiante: el diseño del sistema y la elección de materiales. 

Diseño del sistema

En el primer caso, lo más importante es la distancia entre las tuberías, que debe calcularse según el uso de la instancia, los puntos de pérdida de calor, el aislamiento y la orientación de la sala. El intervalo natural es entre 50 y 100 metros, siendo perfecta la longitud de 85 metros.

Por otra parte, los tubos se pueden distribuir en forma de serpentín, doble serpentín o doble espiral. Los dos últimos son los que garantizan que la temperatura del suelo sea uniforme. 

Elección de los materiales

Respecto a los materiales, el suelo radiante tiene diferentes partes: subsuelo, capa de cemento, circuitos, panel aislante, elementos absorbedores de dilataciones, mortero y pavimento/suelo. 

La calefacción por suelo radiante se puede utilizar debajo de cualquier pavimento. Sin embargo, la mejor elección son las baldosas y los suelos naturales de piedra, ya que tienen una mayor conductividad térmica. Esto significa que el calor se transfiere a la superficie  más rápido.

Si quieres poner madera sobre tu calefacción por suelo radiante, la mejor alternativa son los laminados, pues normalmente responden bien a los cambios de temperatura del suelo y se adaptan a la humedad. Además, en caso de avería, son mucho más cómodos de levantar o de sustituir.
Aun así, y aunque casi todos los laminados son adecuados para su uso con calefacción por suelo radiante, es recomendable consultar con el fabricante antes de instalar el sistema.

NEWS FROM US

Diferencias entre suelos SPC y WPC

26 septiembre, 2022

¿Estás pensando en cambiar el suelo de tu casa y no sabes si elegir entre suelo SPC o WPC? Conoce en qué se diferencian.

Tener todo el suelo de casa igual: sí o no

9 septiembre, 2022

Te contamos las ventajas de tener el mismo suelo en toda la casa y cuáles son los mejores materiales si te decides por esta opción.

Consejos para revestir paredes y suelos con mosaicos

18 agosto, 2022

El revestimiento de mosaicos se basa en el "menos es más". Este tipo de propuesta implica combinar formas, materiales, colores y texturas.