Belleza insólita

Dotada de pequeñas cavidades en su superficie, el travertino es una piedra formada a partir de carbonato de calcio que se lleva utilizando en la construcción y con fines decorativos desde la antigua Roma.

Se trata de un material muy sugerente, perfecto para un pavimento de piedra natural que aporte frescura a cualquier espacio, gracias a esa belleza inusual fruto de su largo proceso de sedimentación en la naturaleza.

Para conseguir todavía un mejor acabado, se aplica un avanzado tratamiento a este material natural para su protección.
En función de la variedad, puede utilizarse tanto en interior como en exterior, permitiendo su uso en prácticamente todas las estancias interiores de la casa, así como en el entorno de piscinas y terrazas.

Por su elegancia y distinción, es frecuente su utilización para lograr hacer destacar escaleras atractivas y con personalidad.